POBREZA

02. POBREZA

NO se cuándo, alguien declaró, no sé por qué, el “año internacional de lucha contra la pobreza”. (Creo que fue la ONU en 1996) ¿y qué se ha hecho desde entonces -salvando honradas excepciones- sino machacar a los pobres? Pues no lo sé. Todo depende de qué entendamos por pobreza. Para este mundo multinacional y estadístico la pobreza es algo así como no tener mando a distancia, algo así como no tener nevera, algo así como verse obligado a comer cosas caducadas, algo así como prácticamente no producir basura. Efectivamente, existe una pobreza física y fatal que cuando te toca da mucho hambre y no deja ni pensar. Pero hay otra pobreza secundaria y metafórica más real que la de quien va descalzo por la vida. Es la pobreza de los ricos. Los pobres del tercer mundo son pobres porque no tienen cosas. Pero los ricos de nuestro mundo son también pobres porque no tienen la conciencia tranquila. No duermen bien -ni velan bien- porque les falta la alegría de quien vive honradamente. ¿Y qué vamos a hacer entonces? Luchar contra la pobreza sin matices es una estupidez. Lo que hay que hacer es poner las cosas en su justo término. Y aprender de una vez por todas que la Hermana Pobreza -entendida como austeridad digna- nos hace libres y felices. Es verdad que hay demasiados pobres y que son demasiado pobres. Pero lo que realmente sobra en el mundo, lo que nos empobrece a todos, son los multimillonarios. Unos financian el aborto y otros el terrorismo. Por eso me da igual que se llamen Bill Laden o Bin GATES.

F. Javier Garisoain