CRECIMIENTO

15. CRECIMIENTO

LOS fanáticos del liberalismo dicen que si no se crece estamos perdidos. Pero a mí me parece que la cosa es al revés. Primero porque perdidos, lo que se dice perdidos, ya lo estamos. Y segundo porque el actual modelo de desarrollo económico es insostenible. Si el árbol inclinado crece acabará por caer. Si la víctima de la vívora no se está quieta morirá pronto. ¿No sería mejor -dadas las circunstancias- pararnos un poco?. El mito del crecimiento mágico no hace más que agrandar el laberinto en el que nos asfixiamos. Si al menos fuera un crecimiento ordenado... pero ¿a dónde vamos con una humanidad que tiene atrofiado el cerebro, cuando no el estómago? El crecimiento de la cabeza se está haciendo a costa del pulmón ¡y luego nos sorprenden los cabezazos que nos damos al toser!. La diosa Economía exige sacrificios humanos y sus profetas nos dicen que si hay que mentir, trabajar en domingo, romper la familia, fomentar el consumismo, el hedonismo, el relativismo, la sexomanía y las adicciones de la plebe... será porque nos conviene. Eso dicen. Además este crecimiento canceroso de las multinacionales camina hacia un latifundismo económico en el que lo que más crece es la riqueza de un grupo cada vez menor. Donde había 80 empresas sólo quedan 20. Cada vez hay menos propietarios... y ni siquiera sabemos quien lleva las riendas porque las empresas anónimas a las que servimos ya no tienen rostro, ni apellidos. El crecimiento se nos va de las manos y nos atropella. La humanidad necesita unas VACACIONES.

F. Javier Garisoain