PRESERVATIVOS

64. PRESERVATIVOS

BURKA y velos por allá, preservativos por aquí. Todo es lo mismo. La diferencia es que la capucha afgana se confecciona con una primorosa puntilla. Desde el punto de vista epidemiológico su burka se muestra más eficaz frente al SIDA que nuestro preservativo. Hay que reconocer la dura realidad. Miedo me da que algún día se den por enteradas nuestras autoridades sanitarias y vengan entonces a convencernos de las ventajas de aquel artístico condón islámico. No lo digo en broma: por aquello de que los extremos se tocan el miedo que tengo es real. ¿No será más sensato que busquemos en un justo equilibrio la virtud perdida? Actualmente nos bandeamos entre dos extremismos peligrosos. Aquellas mujeres se tapan todo menos los ojos. Las mujeres occidentales de mala vida se lo quitan casi todo menos las gafas de sol. No sabemos si en los países árabes se usará ropa interior; porque es interior. La de aquí es cada vez más exterior y objeto de culto televisivo. La ley islámica ordena la lapidación de las adúlteras. La ley del espectáculo mediático ordena su aplauso. Tengo ganas de vivir en un mundo futuro equilibrado y virtuoso en el que todas las chicas se cubran con decencia pero no tanto ¡caramba!. En el que en vez de SIDA haya fidelidad. En el que el embarazo no sea considerado una enfermedad. En el que tanto la lapidación como el adulterio sean cosa mala. En el que no haya ni preservativos ni burkas; ni burdeles ni harenes. En el que hombres y mujeres sean, por fin, iguales en DIGNIDAD.

F. Javier Garisoain