VIOLENCIA

72. VIOLENCIA

SE puede decir, siguiendo el diccionario, que violento es el que obra con ímpetu, fuerza o intensidad extraordinarias. En otro sentido lo violento sería aquello que se opone a lo natural u ordinario. No voy a defender la violencia sin más pero quiero pedir que se analice el fondo antes de condenarla o aprobarla. Cuando a la violencia le precede un fondo de injusticia se obtiene una injusticia multiplicada. En cambio es importante reconocer que cuando la violencia procede de razones justas como la legítima defensa lo injusto sería condenar esa violencia. Hemos abusado en los últimos años de una verdadera satanización de la violencia olvidando que ni el mal es siempre violento ni el bien es siempre no-violento. Que no es ni bueno ni malo defender la violencia. Que todas las religiones del mundo reconocen la legitimidad de la profesión militar. Que guerreros, samurais, caballeros, soldados... todas las civilizaciones de la historia han otorgado legitimidad moral al uso violento, proporcionado y ordenado de la fuerza. Lo que resulta demoledor es quedarse en las formas sin entrar en las razones. Descalificar al hombre bueno que ha dado un puñetazo en la mesa es tan malo como aplaudir al canalla inteligente que parece no haber roto un plato. La violencia es mala cuando es injustificada, cuando es gratuíta, cuando es absurda. Hay algo mucho peor que ser violento: serlo sin RAZÓN.

F. Javier Garisoain